Diarrea bebé

Diarrea, un malestar que hay que cuidar

La Diarrea puede presentarse en los niños(as), y generalmente es causada por infecciones producidas por virus, bacterias o parásitos, de allí la importancia de saber cómo aliviarla y prevenirla.

La diarrea — es la evacuación de heces excepcionalmente sueltas o líquidas, generalmente en un número mayor de tres en 24 horas — puede ser causada por agua o alimentos contaminados, manos sucias, contacto directo con materia fecal, contacto personal en lugares como guarderías, intoxicación alimenticia (cuando las personas se enferman debido a alimentos contaminados por bacterias que no han sido procesados o conservados debidamente), incapacidad para digerir adecuadamente ciertos alimentos y/o medicamentos tales como los antibióticos.

Todo aquello a lo que las bacterias tienen acceso puede ser contaminado. Esto incluye juguetes, camitas de cambio de pañales, las superficies de los cuartos de baño e incluso las manos de la persona que prepara la comida. Los niños(as) pueden contraer la infección al tocar una superficie contaminada como un inodoro o un juguete, y luego poner las manos en su boca.

Los síntomas generalmente comienzan con dolor a nivel del abdomen que pueden acompañarse de otros síntomas tales como:

  • Fiebre
  • Nauseas
  • Vómitos
  • Deshidratación

Cada vez que se tiene una evacuación intestinal, se pierden líquidos y la diarrea hace que se pierdan aún más. También se pierden sales y minerales tales como sodio, cloruro y potasio. Estas sales y minerales afectan la cantidad de agua que permanece en el cuerpo.

Los niños con diarrea se deshidratan con mucha más facilidad que los adultos. Es por ello que un tratamiento oportuno es de suma importancia para la prevención de complicaciones.

En las primeras etapas de la deshidratación, no se produce ningún signo ni síntoma. A medida que aumenta la deshidratación aparecen los signos y síntomas

Consulte a su médico inmediatamente si su niño presenta:

  • Irritabilidad o Somnolencia.
  • Boca seca.
  • Llantos sin lágrimas.
  • Orinas escasas.
  • Disminución de la actividad física.
  • Poco apetito.

Si el niño No presenta signos de deshidratación: se recomienda continuar con su alimentación regular y administrar más líquidos que lo habitual en el hogar para prevenir la deshidratación y la desnutrición. Ofrecer leche materna.

Se recomienda utilizar una solución oral de rehidratación para reemplazar los líquidos perdidos debido a que algunos líquidos son potencialmente peligrosos y deben evitarse durante la diarrea, como son: bebidas gaseosas comerciales; jugos de fruta comerciales; té endulzado. Estas alternativas no ofrecen la combinación adecuada de azúcar y sales, y pueden incluso empeorar la diarrea.

Es importante que tenga presente que la probabilidad de diarrea se puede disminuir con simples medidas tales como:

  • Lavado de Manos.
  • Limpieza de las superficies de los baños.
  • Limpieza del área donde se prepara la comida.
  • Lavado de las frutas y vegetales antes de comerlos.
  • No ingerir agua sin certificado de que puede beberse.

Aunque usted puede estar tentado a darle a su hijo un medicamento sin receta para controlar la diarrea, no lo haga salvo que su doctor lo haya autorizado.

Privacy Policy
Terms of Use