Descargar como PDF

Publicado 08-24-17

Palabra de honor

Aunque nuestros pequeños sean muy traviesos, nos sentimos mal al castigarlos.

A menudo hablamos, amenazamos, pero en el momento de mandar al cuarto o privar de algún juego, nuestro corazón se ablanda.

Esta es una de las partes más difíciles y necesarias: mantente firme en los regaños. Si tu hijo sabe que puede ablandarte cuando hace travesuras, hará aún más travesuras.

Palabra de honor

RELATED CONTENT

blog

Privacy Policy
Terms of Use