Descargar como PDF

Publicado 05-21-18

Meriendas saludables para niños

Las meriendas saludables para niños son el aporte nutritivo que necesita un niño durante un intervalo de tiempo, que transcurre entre la comida del mediodía y la cena.

Estas pueden ser recibidas generalmente en casa o en el jardín infantil o donde un cuidador como los abuelos. Hacen parte de la búsqueda de la autonomía y el valerse por sí mismo, además de instaurar hábitos y estilos de vida saludables en los niños y niñas. Siempre deben representar una extensión de los sentimientos de casa, ya que la merienda también es un acto de amor.

La merienda garantiza el mantenimiento de niveles constantes de glucosa en la sangre y evita el consumo de las reservas propias del organismo, además de permitir la socialización con otras personas. Es un recurso eficaz para calmar el apetito y no llegar a la cena con demasiada hambre, evitando la comida nocturna abundante que es perjudicial.

Dentro de los tipos de merienda más recomendados encontramos la leche enriquecida o derivados de la leche, la fruta y los cereales en general. Como otras opciones tenemos barras de cereal o pescados enlatados. Todos estos alimentos contribuyen con la salud general especialmente de músculos y cerebro, además, con sus aportes de calcio y vitamina C logran hacer una merienda equilibrada y balanceada con el resto de las comidas.

Una merienda saludable puede incluir como opciones: fruta fresca en papilla o entera, jugo de fruta sin dulce, o leche o un derivado lácteo como yogurt, kumis, avena o agua en cuanto a la bebida. Puede incluir un embutido tipo jamón de pollo, cerdo o pavo, una rebanada de pan con queso bajo en grasa sin mantequilla o unas galletas de soda o arroz. En caso de enviar una golosina podría ser un chocolate de tamaño pequeño bajo en azúcar.


Qué debemos evitar en las meriendas saludables para niños:
  • Ofrecer al niño paquetes de galletas para calmar el hambre.
  • Permitir que el niño calme su apetito con papas fritas, jugos endulzados, o golosinas no saludables, etc.
  • Pensar que una dona o un ponqué esta alimentado al niño.
  • Sustituir los zumos de frutas por bebidas gaseosas.
  • Permitir que el niño meriende viendo televisión o con un dispositivo móvil.

Finalmente recuerda que las meriendas saludables para niños son una extensión de amor, nutrición y buenos hábitos.

Meriendas-saludables-para-niños

RELATED CONTENT

blog

Privacy Policy
Terms of Use